Close

La Doctrina Roldós y Venezuela

Para asegurar la paz de los pueblos, después de la Segunda Guerra Mundial se crearon instituciones mundiales y regionales para la protección de los derechos humanos, como las Naciones Unidas con su “Declaración Universal de Derechos Humanos” y la OEA con la “Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre” ambas en 1948 y acuerdos posteriores, aunque ratificados por los Estados Unidos, adolecían de exibilidad, resuelta en parte con la Creación de la Corte Penal Internacional en 1998.
La Convención Americana Sobre Derechos o Pacto de San José de Costa Rica de 1969 y la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 1979, fueron inicios de la reactivación del Sistema Interamericano de Derechos Humanos, en una América Latina en manos de dictaduras militares, en especial en el Cono Sur y Centro América llegando al genocidio de Guatemala.
Con motivo del sesquicentenario de la Constitución del Ecuador se reunieron en la ciudad de Riobamba en 1980, los Países del Grupo Andino de Naciones para fortalecer los procesos de integración, la democracia y los derechos humanos, suscribiendo “La Carta de Conducta de Riobamba” conocida posteriormente como la “Doctrina Roldós” en honor a su proponente Jaime Roldós Aguilera Presidente del Ecuador, la misma que contiene preceptos polémicos para dicha fecha como en la actual, pues sostiene que “…el respeto de los derechos humanos, políticos, económicos y sociales, constituye norma fundamental de la conducta interna de los Estados del Grupo Andino de Naciones y que su defensa es una obligación internacional a la que están sujetos los Estados y que, por tanto, una intervención en defensa de los derechos humanos no lesiona la soberanía de ese Estado, ni implica violar el principio de no intervención, con la precondición a tal acción de defensa supra nacional de los derechos, sea una acción que debe ser ejercida de forma conjunta…”
Cuanta vigencia tiene la Doctrina Roldós, para defender los derechos humanos de los pueblos, sometidos a las dictaduras de derecha o de izquierda, como el caso del pueblo hermano de Venezuela.