Close

Bachilleres 2015-2016

Por esta época, suelo dirigir un mensaje a los noveles bachilleres ecuatorianos. Lo hago después de sus fiestas y de sus reuniones familiares. Quizá no lo hice antes en Semana Santa, hoy lo hago. No pretendo desentonar con la solemnidad de esta Semana Mayor, tampoco quiero desmerecer la bondad del grado que acaban de recibir nuestros estudiantes.

Estimados jóvenes: Ustedes dejaron ya de ser colegiales. Una de sus metas en los últimos meses, quizá años, fue salir lo más pronto del colegio porque mientras ustedes crecían y ampliaban sus linderos personales, sentían que la disciplina del colegio era una traba para ampliartt libertades y encontrar su propio destino. Pues bien, esta aspiración se ha cumplido. Hoy son libres y bien por esa libertad. Se la merecían. ¿Qué decirles? He pensado glosarles cinco refranes castellanos con la pretensión de que los lean, los analicen y, de ser posible, los coloquen sobre su escritorio y, de vez en cuando, los relean e incorporen a su agenda existencial, a su plan de vida.

1. A Dios rogando y con el mazo dando. Nunca piensen que Dios hará su trabajo. No recen para pedir que la protección divina les ahorre esfuerzos de diversa índole. Si son personas creyentes en Dios, pídanle siempre sabiduría para escoger bien sus metas, pídanle constancia para perseverar en sus propósitos y pídanle también fortaleza para no abandonar sus ‘planes de vida’. Declárense trabajadores a tiempo completo. Las grandes realizaciones humanas no fueron fruto del acaso, no, estimados jóvenes. La disciplina, el esfuerzo, el estudio, las metas propuestas, el trabajo planificado y constante fueron ingredientes que hicieron posible triunfar más allá de las expectativas y realizar sueños aparentemente imposibles. Aprovechen su día. Dios no hará lo que ustedes dejen de hacer. Dios alimentará sus energías para que hagan realidad sus planes. Ustedes construyen sus vidas.

2. Cada persona es dueña de su silencio y esclava de sus palabras. El uso de la palabra distingue a los humanos. Cultívenla. Mientras más idiomas conozcan tendrán un conocimiento mejor de la diversidad humana. Mejoren su escritura, hablen correctamente el o los idiomas que aprendan. Si piensan antes de hablar, dirán solamente lo necesario. ‘Palabra y piedra suelta no tienen vuelta’, es decir, ustedes son amos de lo que silencian y esclavos de su palabra.

3. Antes se coge al mentiroso que al cojo. Odia tus mentiras y aquellas de tus semejantes. No te acostumbres a ellas. Prefiere el castigo como consecuencia de tu sinceridad a la impunidad anclada en tus mentiras.

4. Aunque la mona se vista de seda, mona se queda. No ostentes ser aquello que no eres. Ama la sencillez y la sinceridad. Sé tú mismo. No alardees hazañas que no las hiciste y si alguna vez haces algo extraordinario, que los demás aplaudan la proeza.

5. A grandes males, grandes remedios. No temas los desafíos. Toma al toro por los cuernos y vira el timón de ser necesario. No temas empezar de cero. No hay peor ciego que el que no quiere ver.

“Aprende como si fueras a vivir toda la vida y vive como si fueras a morir mañana”, Sir Charles Chaplin. (O)