Close

POLICÍA INDEFENSA

Las noticias de radio, prensa y televisión, daban cuenta que 40 policías fueron heridos por ataques ocurridos el viernes 5 de julio en la cárcel El Rodeo de Portoviejo. La autoridad hizo conocer que los ataques se produjeron durante una requisa ejecutada como procedimiento normal y periódico, en ese centro carcelario de la Provincia de Manabí.
En el operativo un arma de fuego fue decomisada, provocando malestar en un grupo de personas privadas de libertad (PPL), como ahora denominan a los “señores delincuentes presos” quienes arremetieron con piedras contra la fuerza del orden, ocasionando heridas leves a tres policías, otros tres con roturas de cabeza, uno con fractura de un dedo y 33 con lesiones leves. En las imágenes de las redes sociales y televisión, se observa a los policías saliendo cabizbajos del centro de realización social (prisión), cubriéndose la cabeza con sus manos, para detener la sangre producida por la agresión.
¿Cuántas instituciones de derechos humanos han reclamado por la aleve agresión a la Policía? ¿Cuántos defensores progresistas han apoyado para que impere el orden y la disciplina? ¿Quién defiende a la Policía? Luego la culpan que no controla el orden y la delincuencia.
Que diferencia con la condena de 37 policías acusados de agredir a los PPL en Turi – Cuenca, cuando los sacaron de las celdas para investigar y sofocar una rebelión, amotinamiento y fuga. Que usaron la fuerza, ¡SI! es el único lenguaje que entienden los delincuentes. En el momento de los operativos, en que se enfrentan los policías y los delincuentes agresores, está en juego la vida de uno de los dos.
Así como en las calles los delincuentes roban y agreden a los ciudadanos indefensos, ahora esos delincuentes atacan hasta a los policías. Desprestigiar a las fuerzas del orden es parte del Acuerdo de Sao Paulo, para atacar a la sociedad y acabar con la familia natural. Así no se combate la delincuencia, se la incentiva.
Oficialmente me sumo a la campaña en defensa a la Policía Nacional, al respeto, al orden y la disciplina. Solo los delincuentes apoyan a los delincuentes.