Close

Circulación y transportación

Con el título de “Vía a la Costa”, en un artículo anterior (20-07-16) desde mi columna expresé que, dada la expansión demográfica y el desarrollo habitacional de Guayaquil hacia el oeste, era necesario que las instancias pertinentes, diseñen y ejecuten trabajos para la construcción de vías aledañas y paralelas a la existente. Una que llegue hasta Posorja, lo más cerca de los esteros y otra cruzando Cerro Blanco, a una distancia prudencial del tendido del gaseoducto; y, de un tren rápido que una al nuevo aeropuerto con Guayaquil, además de la ampliación de la metrovía, para estos sectores.

Antes de un año, se evidencia la necesidad no solo de la construcción de las vías sugeridas, sino que es imprescindible iniciar estudios para otro tipo de transportación de esos lugares aledaños como la vía a la Costa y el nuevo aeropuerto. Actualmente existe una autopista de dos vías con tres carriles cada una, más un carril de emergencia siempre invadido, que se congestiona en las horas pico con columnas de más de tres kilómetros, desde su intersección con la calle interna de circulación a la altura de Puerto Azul, tardándose más de una hora el pasar por ese cuello de botella.

Además de esas vías y del tren rápido desde el nuevo aeropuerto hasta Guayaquil, que bien podría construirse una terminal en los terrenos aledaños al terminal terrestre o en el sector del viejo aeropuerto; se requiere de varias líneas de transporte de metro o tren, el mismo que por no poder ser subterráneo por el nivel freático, tendrá que ser elevado como en Miami, cuya construcción y financiamiento podría ser concesionada, para solucionar el grave problema de circulación y transporte de Guayaquil.

Para empezar, tres vías troncales lineales y una cuarta circular: 1) Puerto Marítimo – Samanes; 2) Colegio Técnico Industrial Nicolás Febres Cordero – Parroquia 28 de Mayo hasta el Parque de la Armada; 3) Peaje Chongón – Terminal Terrestre o antiguo aeropuerto; 4) Vía circular: Calles Maracaibo, Chimborazo, Padre Solano y José Mascote.

¿Qué opinan los lectores? Yo seguiré observando desde mi columna.

Guayaquil, sábado 17 de junio de 2017