Close

Mensajes a colaboradores por el día del trabajador

Quisiera aprovechar este espacio para centrar la atención en una perspectiva que analiza la función social que tiene el trabajo en nuestras vidas.

La palabra TRABAJO, genera algunas reacciones semánticas. Una de estas reacciones tiene que ver con ACCIÓN, es decir, trabajo es hacer que las cosas pasen, TRABAJO es transformación para generar resultados.

En nuestra función de trabajadores/colaboradores, nosotros hacemos que las cosas pasen y se generen resultados concretos y observables en varios ámbitos.

Uno de esos ámbitos es el personal, nuestro interior, debido a un hecho muy interesante, pasamos 8 horas compartiendo y conviviendo con otras personas, personas que con quienes generamos compromisos, cuando decimos “…ya voy a hacer tal o cual cosa…”, cosa con la que otra persona hace otras cosas más… Este compromiso genera respeto y confianza, elementos claves para construir resultados. Complementando esto, tenemos a las personas con quienes trabajamos y aprendemos a convivir, y la calidad de esa convivencia revela el nivel de desarrollo emocional de las personas que conforman una institución. Por lo tanto, el trabajo toca nuestro interior al vivir situaciones que requieren de nuestro talento para convivir con los otros.

Concordante con lo indicado, la riqueza del trabajo también radica en el contacto con los “otros”, nuestros “compañeros”, quienes de una u otra forma son ejemplo de formas de convivir y apreciar la vida, son a veces nuestro espejo en el que proyectamos nuestras debilidades y fortalezas, y que gracias a la madurez emocional de cada uno de nosotros, podremos  aprovechar la riqueza que vemos en el otro y de esa forma nutrir nuestra vida.

Justamente, el trabajo se convierte en un espacio de aprendizaje para la construcción del SER, y digo esto, porque eso que llamamos “YO SOY”, no es otra cosa que “LO QUE HE LOGRADO CONSTRUIR EN MÍ HASTA AHORA”, y por lo tanto, siempre tenemos la capacidad para seguir construyéndonos y siendo la mejor versión de nosotros mismos. Ese es el espacio que nos permite el trabajo.

Está en cada uno de nosotros ver al trabajo, o únicamente como el medio para subsistir y tener un ingreso, o aprovechar la inmensa riqueza para trascender y alcanzar la excelencia en la vida.

Este espacio de aprendizaje que genera el trabajo, nos permite “trabajar”, es decir, generar cambios en nuestro “SER”, y es que para yo poder alcanzar objetivos de vida, necesito hacer cambios en mi SER, para poder HACER cosas diferentes y poder TENER otros resultados en mi vida.

Otro de los ámbitos por medio de los cuales el trabajo afecta nuestras vidas, es el impacto de nuestras acciones en la sociedad.

Me gustaría que recuerden, a los que estuvieron presentes en la conmemoración de los 15 años de ECOMUNDO, el pensamiento de ALDOUS HUXLEX que dice: la única y verdadera revolución que importa es la revolución del interior, y a lo que agregué en referencia al horizonte de ECOMUNDO. Y, aunque sean los profesores, la primera línea de trabajo, ya que ellos son quienes más tiempo comparten con los alumnos, los invitó a que se unan a este ideal, y que con la excelencia de nuestras acciones, brindemos una educación de calidad, para que nuestros estudiantes se conviertan en los gestores de los cambios que actualmente cada uno de nosotros anhela observar en nuestra sociedad.

ECOMUNDO es una gran cadena de valor, y ustedes tienen una función importante en el proceso de formación de los ciudadanos del mundo.

Los invito a que sigan entregando su mayor potencial, sigan dando valor. Lo que hacemos no es SÓLO trabajo, es crecer, crear, aportar a nosotros mismos y a la sociedad. Creo que tenemos un buen equipo, entonces, avancemos y conmemoremos el trabajo, no como algo rutinario u obligatorio, sino  como medio transformador de realidades.

Feliz día de trabajo y del trabajador queridos compañeros.