Close

Dínamos poderosos

Las frases que a continuación presento y gloso requieren de un qué y un por qué; fueron recogidas por la historia, nacieron del latín o migraron hacia él; llevan su traducción al español, pues siendo patrimonio de la humanidad, enriquecen el acervo de los principales idiomas del mundo, de manera especial de aquellos que tienen raíces latinas. El latín condensa pensamientos muy profundos en contadas palabras. Estas frases están sobre mi mesa de trabajo. Señalan mis metas e intensifican mis propósitos. Son el camino que diariamente me propongo transitar. Algunas de estas frases han sido adoptadas, como lema, por instituciones educativas. Una de ellas, o todas ellas, bien pueden ayudarnos a marcar diferencias en nuestras vidas. No son talismanes, son canteras, dínamos o pilares, lo que ustedes opten hacer de ellas.

Carpe diem, aprovecha el día (de hoy), cosecha el día, vive tu vida con intensidad, no dejes para más luego aquello que puedes hacer este instante. El pasado es historia y el futuro incertidumbre. Lo que está en tus manos es este momento, el minuto, el segundo que vives. Haz que la sucesión de segundos positivos engendren minutos preciados y que estos se hagan horas y las horas el día que al final de la tarde pueda gritar: gracias a la vida que me ha dado tanto, a la vida responsablemente vivida. Carpe diem puede ser leitmotiv, motor, pilar, trampolín; será lo que ustedes decidan que sea.

Res non verba, hechos no palabras. La frase no descalifica la palabra, no la denigra ni devalúa; trata de enfatizar la condena franca y lacónica de la palabrería, de la charlatanería, del bla-bla intrascendente que apunta a promesas incumplidas, a plazos inobservados, a propósitos abandonados, a disculpas forjadas. La vida familiar e institucional requiere de este axioma: hay un tiempo para pensar, para planificar, para señalar términos, para ejecutar obras. Al final del camino las obras, de manera especial aquellas ajustadas a los términos establecidos, son las que califican el accionar de una persona o de una institución. ‘Obras son amores y no buenas razones’.

Non progredi regredi est, no avanzar es retroceder, estancarse es regresar, no adelantar es volver atrás. Aten ustedes esta filosofía a las precedentes: vive tu vida, sácale el jugo a cada instante de tu existencia, obras son amores y no buenas razones, y podrán percatarse, amigas y amigos, de que estamos frente a un elíxir explosivo llamado a desterrar de nuestras existencias los días grises, a confinar en el olvido las horas de tedio, a saturarnos cada instante de motivaciones suficientes que nos llevarán al lugar que escojamos ir, de nuestra única y personal responsabilidad.

Ora et labora, reza y trabaja, ‘A Dios rogando y con el mazo dando’. Si eres creyente reza, pide a Dios su protección, su ayuda, pero no esperes sentado que Dios cumpla tus deseos y engorde tu ineficiencia o que dé un visto bueno a tu holgazanería. Reza y trabaja, trabaja y reza, binomios inseparables.

“Aprende como si fueras a vivir toda la vida y vive como si fueras a morir mañana”, sir Charles Chaplin(O)