Close

El encuentro de Guayaquil

Se conoce como el encuentro de Guayaquil a la conferencia sostenida entre los libertadores Simón Bolívar y José de San Martín, en nuestra ciudad, el 26 de julio de 1822, para discutir la soberanía sobre la provincia de Guayas, la liberación del Perú y la forma de gobierno para los nacientes Estados americanos, cuya gesta ha sido recordada hace pocos días. Importante y loable reunión.

El pasado 25 de julio, con motivo de las efemérides de la fundación de Guayaquil, guardando sus respectivas distancias, se produjo otro “encuentro de Guayaquil” de mucha importancia, pero ahora para restaurar la paz, democracia, derecho, libertad y el bien común del Ecuador. “Pocos nos criticarán, señor presidente, a usted por haber aceptado esta invitación y a mí, por haberla formulado…”, expuso el burgomaestre de Guayaquil, en la sesión solemne por los 482 años de fundación. “Mi mano extendida ha sido bien recibida. Esta ciudad me da la bienvenida como a un hijo más… Esa bienvenida y ese agradecimiento se están concretando en un diálogo franco y permanente…”, replicó el presidente. “Nada de Guayaquil, sin Guayaquil. Nada de universidades, sin universidades”, “nada de educación sin educadores”, ha dicho el presidente Lenín Moreno, lo cual debe entenderse con la participación de todos los actores de ambos sectores, que se rigen por sus propias normas de derecho: el público y el privado.

Esperanzadores y halagüeños los discursos. Hace 9 años no escuchábamos algo parecido, ni veíamos al alcalde de Guayaquil y al presidente de la República, compartir un acto público. Mientras cuenten con el respaldo del soberano, no importa que unos pocos agoreros trasnochados balen en contra de la concertación. Un cambio es lo que necesita el Ecuador, sacarse de la mente el oprobioso criterio de que lo privado es malo y hay que acabarlo. Necesitábamos un gobierno auténtico, sin prepotencia ni autoritarismo, que dialogue y escuche, de acuerdos sin confrontación, que gobierne con pragmatismo e inteligencia, no con ideología o dogmas. Bien por Guayaquil y por la patria. ¡Sigan adelante mandatarios!

Guayaquil, sábado 29 de julio de 2017