Close

El milagro finlandés (II)

Según EAE Business School de España, el gasto público de educación en Finlandia, bajo los indicadores de la Unesco, desde 1970 a 2014 corresponde al 5,77 % del PIB, con un mínimo de 4,48 % en 1974 y un máximo de 7,48 % en 1993, lo que constituye una inversión aceptable dentro del rango estándar, no de mayor asignación.

El Ecuador en el año 2015 invirtió en educación el 4,96 % del PIB, a 1,09 de diferencia del gasto en educación de Finlandia para el 2014. Por tanto, el milagro finlandés no se debe a inversión muy significativa como país en el rubro de educación.

Juan Manuel García (La Vanguardia – 25-09-2015) expone que según las estadísticas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el sueldo promedio de un profesor parvulario en la Comunidad Europea es $ 28.757 (23.029 €) anuales, y en Finlandia es de $ 27.443 (21.954 €), que equivale a unos $ 2.286 (1.829 €) por mes, que en atención al costo de la vida tampoco está entre los más altos de la región.

Según Big In Finland, los salarios mínimo y medio en general, son de aproximadamente 2.300 € al mes, y la finlandesa media gana 2.000 € al mes. De acuerdo con el estudio, el salario mínimo y promedio de Finlandia se ubica como el séptimo más alto de Europa y han estado subiendo más rápidamente que la media europea. El profesor gana el 9,36 % más que el salario básico. En Ecuador el salario inicial de un profesor fiscal titulado es de $ 817, mientras que el salario básico es de $ 386, por tanto, el profesor gana el 111,65 % más que el salario básico finés. De lo expuesto, concluimos que no son las remuneraciones significativamente más altas las que influyen en la calidad educativa.

Según Ardian Soto, en el diario español El País (diciembre de 2004), la ministra de Educación finlandesa de ese entonces habría señalado como claves del milagro educativo finlandés: la igualdad, el profesorado, la participación y los servicios básicos. ¿Pero qué significa esto? Lo analizaremos en el próximo artículo.