Close

Inauguración del año lectivo 2017

“El futuro de la humanidad no son los niños, somos los mayores” – Humberto Maturana, biólogo chileno, escritor de autoayuda, y Premio Nacional de Ciencias.

En varias situaciones y a través de diversos medios hemos escuchado al menos una vez en nuestras vidas que el futuro de las sociedades y países son los niños o nuestros jóvenes. Surge aquí una pregunta: ¿quién o quiénes influyen en estos niños y jóvenes, futuro de la patria? En primera instancia, podríamos manifestar que son los padres, familiares y maestros. Entonces, el futuro de la humanidad está en manos de la capacidad de influir positivamente de nosotros, los mayores, con quienes ellos conviven.  Los niños y jóvenes se transforman con nosotros, y dependerá exclusivamente de nosotros cómo aprovechamos esa convivencia para educar en el amor.

Maturana, a quién cité al inicio, manifiesta “…Van a reflexionar, van a mentir, van a decir la verdad, van a estar atentos a lo que ocurre, van a ser tiernos, si nosotros los mayores, con los que conviven, decimos la verdad, actuamos honestamente, o somos tiernos…” También maniobrarán – por naturaleza-  alguna situación con la que no se sientan cómodos o les parezca injusta hasta lograr su objetivo, y sólo dependerá de nosotros, los mayores, detenernos y sin involucrar emociones, dialogar y analizar la realidad, sin pretender que se cumpla alguna realidad personal. Enfatizo “no involucrar emociones”, dado que ese es el origen de los conflictos humanos; son conflictos de deseo y solo a través de la reflexión, respeto a normas y políticas, aceptación y sin prejuicio, se logran resolver, siempre que las partes involucradas estén dispuestas a hacerlo.

Enseñar en la convivencia implica conversar sobre los proyectos de vida de los menores, acompañarlos en sus victorias y sostenerlos en sus vicisitudes. En cualquier caso, el niño o joven se va a transformar con los mayores con los que convive o se relaciona.

Todo lo expuesto conlleva a preguntarnos como docentes, ¿qué es lo que queremos de la educación? La respuesta cae por su propio peso… Nuestro objetivo como unidad educativa es formar a niños y jóvenes para una convivencia democrática, en donde prime el respeto hacia el prójimo y hacia las normas y políticas de las instituciones. La finalidad es formarlos en la colaboración y reflexión. Para lograr lo anterior, se requiere del apoyo de los padres de familia. Ustedes y nosotros somos “aquellos  mayores” quienes debemos educar en la convivencia. Debemos educar en el amor.

El desafío de educar en el amor está en nuestro accionar y no reaccionar; reaccionar desgasta y debilita; el accionar nutre y fortalece. El accionar en nuestra institución se refleja en uno de los diez pilares institucionales que sostiene la esencia de nuestros ciudadanos del mundo, mismo que rescata justamente la convivencia armónica, el relacionarse en el amor, y el fortalecimiento de las inteligencias inter e intrapersonales. Este pilar es el Programa de Valores en Acción, pilar en el que trabajaremos conjuntamente durante todo el año lectivo, a través de diferentes experiencias que serán socializadas en la primera reunión informativa a padres de familia.

Dear students, welcome back! I look forward to sharing a challenging year of learning with you. We want you to enjoy coming to school each and every day, and we are committed to do this by creating a school environment filled with rich experiences, demanding projects, and everlasting friendships.

One of the richest experiences is our new comprehensive training perspective: HOUSES 2017, which includes a permanent competitive spirit in academic, social, cultural, environmental and sport fields. This is an opportunity for parents, students, teachers and school administrators to get strongly and actively involved as member of our community.

We are also committed to implement a Project Based Learning methodology, through collaborative academic planning, in which you will become protagonists of your own learning experiences.

Finally, we have undertaken the challenge of making our students be conscious that everlasting friendships are based on diversity and tolerance, and not on routines or personal convenience.