Close

LA MOCHILA ESCOLAR

El Ministerio de Educación emitió el Acuerdo 049-A en mayo de 2018, regulando el peso de las mochilas que utilizan los estudiantes, en atención al “pedido de los padres de familia” y en base de estudios técnicos que determinan que, el peso máximo que debería cargar un estudiante hasta educación general básica – media, no debería pasar del 10% de su masa corporal, y para los de básica superior y bachillerato, no exceder del 15%.
Los textos de consulta permanecerán en los respectivos casilleros de la institución, y solo llevarán los que fueren necesarios para su estudio en casa. El Ministerio proporcionará casilleros a todos los establecimientos fiscales.
Si bien el contenido del acuerdo no es sustancial para la calidad educativa, se resalta el incremento paulatino del uso de libros de texto digitales, atendiendo a las necesidades e infraestructura tecnológica de la institución. Ojala se pueda cumplir estas implementaciones en las instituciones fiscales.
Hubiere sido conveniente que además del peso, el acuerdo regule los objetos que se pueda y deba transportar e ingresar a los establecimientos educativos en las mochilas, maletines y demás implementos, para las actividades del aprendizaje, trabajo o tareas enviadas, así como uniformes complementarios para deporte y educación física. Nada prohibido o extraño al proceso formativo como juegos electrónicos o tecnológicos, reproductores de música, joyas o alhajas, dinero en exceso, etc., peor armas blancas o de fuego, o substancias de uso prohibido sujetas a control y fiscalización.
El contenido de la mochila o maletín, es de responsabilidad de los padres de familia y debería permitirse que, previo el procedimiento de control formativo que se establezca, se autorice a las autoridades del establecimiento educativo, la revisión del contenido de las mochilas y de maletines o portafolios. Aquello no vulnera el derecho a la intimidad del estudiante porque no deben portar nada extraño al sistema y por el contrario, favorece el bienestar institucional y protege la integridad física y psicológica de los demás estudiantes.