Close

Tiempo de Navidad

Gloria a Dios en las alturas y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad, fueron las palabras que, según la Biblia, utilizaron los ángeles para anunciar a los pastores el nacimiento de Jesús, que se rememora los días 25 de diciembre de cada año. La Navidad o Natividad, marca en la humanidad tiempos de paz, solidaridad, fraternidad y amor.
La humanidad atraviesa una de las mayores crisis de la historia, donde el tan repetido “cambio de época” o de la tortilla volteada impulsado por gobiernos autodenominados progresistas, pretenden acabar con el orden estatuido utilizando prácticas totalitarias, estatizantes, genéricas y estandarizantes, adoctrinando a las juventudes para cambiar las estructuras mentales por medio de ideologías caducas, protagonizando una “batalla de ideas” mediante la demagogia populista.
La irreverencia carente de principios, crea una nueva escala de valores tendiente a destruir el derecho como norma, la propiedad, la vida, y la familia como célula principal de la sociedad; imponiendo una cultura del oportunismo, corrupción, violencia e irrespeto, en contraposición del sector privado, del orden, la seguridad y la libertad. El capricho de las minorías no puede ser impuesto contra el derecho de las mayorías, con la complicidad de autoridades carentes de competencias, creando nuevos conceptos ideológicos, antinaturales, atípicos y genéricos.
En Ecuador estamos a tiempo de impedir la hegemonía de los “progresistas” irreverentes trasnochados del Foro de Sao Paulo, y evitar el descalabro de la República para dar paso a un Estado totalitario, dictatorial y fascista, como pretendió el oscurantismo de la década pasada.
Estamos en tiempo de Navidad, hagamos votos para que el espíritu de solidaridad, paz, honestidad y amor que simboliza el nacimiento de Jesús de Nazaret, ilumine a nuestros gobernantes y autoridades para que gobiernen por el camino de la ley y el derecho, en una cultura de paz con el cumplimiento de las obligaciones y los derechos humanos y civiles; sobre todo con respeto a la propiedad, vida, la familia, el derecho y la libertad.