Blog Ecomundo

Editoriales Roberto Passailaigue

ALTERNATIVAS PARA LA VIA A LA COSTA

ALTERNATIVAS PARA LA VIA A LA COSTA

Anteriormente Desde mi Columna (18-06-22) expuse que, la vía a la Costa tiene dos
grandes proyectos para su progreso: el futuro Aeropuerto Internacional de Daular y el
Puerto de aguas profundas de Posorja. Además, el sector ha sido considerados por el
Municipio de Guayaquil como parte del proyecto “Guayaquil del Pacífico” que será el
nuevo polo de desarrollo de nuestra ciudad, con proyectos inmobiliarios, ecoturísticos,
hospitalarios, empresariales, comerciales, educativos con varios colegios y
universidades, etc.
La actual vía a la Costa es el único corredor de tránsito existente para llegar y salir de
Guayaquil, desde y hacia la Provincia de Santa Elena y los cantones como Playas,
poblaciones y urbanizaciones aledañas a la carretera, produciéndose
congestionamiento vehicular a toda hora y paralizaciones en las horas pico.
Existe la necesidad que el Municipio empiece los estudios y diseños para la
construcción de vías alternas paralelas a la existente. La una detrás de Cerro Blanco,
cuyos estudios ya han empezado. Y la otra, bordeando los esteros desde Posorja y
empate con la Av. Barcelona ya construida. Ambas alternativas deberían ser lo menos
contaminantes con la naturaleza y el medio ambiente, para una mínima afectación del
ecosistema.
Para el transporte de pasajeros, la construcción de un metro o tren rápido elevado,
con los pilotes en el parterre central de la vía ya existente, autofinanciando por
concesión a la empresa privada, desde el nuevo aeropuerto hasta el sector del
terminal terrestre, el que sería viejo aeropuerto o un lugar céntrico de Guayaquil, para
que los usuarios puedan encontrar transporte público de calidad con varias rutas o
líneas alimentadoras de distribución.
Lo primero sería, la ampliación de la metrovía desde el nuevo Aeropuerto hasta
Guayaquil, con varias rutas de recorrido y modernas unidades. Hay que proporcionar
transporte público de calidad con seguridad, para evitar el uso de vehículos para el
traslado a los trabajos y ocupaciones diarias. No son lujo ni negociados, son necesarias.
Actuemos ahora, no lamentemos después.

Guayaquil, sábado 17 de febrero de 2024