Close

Discurso Inauguración de XVIII Juegos Deportivos de Ecojardín

Haz de tu vida un sueño, y de tu sueño una realidad. – Antoine de Saint Exupéry, autor de la obra El Principito.

Consideré esta frase relevante para este encuentro porque la historia de las instituciones se construye justamente a partir de un sueño… del sueño de sus miembros; y dado que este encuentro es un acto social, en el que compartimos alegría, es a su vez un momento de reencontrarnos con nuestra historia, y de tener siempre presente quiénes somos, de dónde vinimos y hacia dónde nos proyectamos.

Ecomundo inició a partir de un impulso vital de un hombre visionario, quien, en compañía de personas altruistas, ha sostenido este proyecto educativo con tal fuerza, amor y pasión, que lo han transformado en parte no solo de SUS vidas, sino de la vida de todos quienes colaboramos y servimos a nuestra comunidad.

Siempre he creído que a las instituciones las hacen las personas, y el proyecto que hoy inauguramos, confirma que su cristalización obedece a una concepción que valora la riqueza de todas las personas que aportaron para hacer realidad un Ecojardín renovado.

Son justamente todas aquellas personas que HOY le dan valor y vida al espacio de nuestros más pequeños.

Este sueño o proyecto comenzó a partir de una mirada innovadora en nuestra metodología. Este sueño nace de la visión institucional de posicionarnos como un plantel referente por sus logros en varios ámbitos. Este sueño, que hoy es realidad, abre sus puertas a la comunidad con un objetivo claro: educar a niños más felices y más independientes porque será aquí, en estos espacios, en donde inicien su formación como ciudadanos del mundo. HOY, abrimos las puertas de una nueva etapa en la historia de Ecomundo; una etapa innovadora y creativa.

Estamos listos para asumir el desafío de transformamos en una institución dinámica, capaz de proponer nuevas ideas y de impulsar cambios para liderar el futuro. Estamos listos para ser una comunidad que inspire y que sea referente en nuestra sociedad.

En este punto, sería increíble negar que cada vez que contemplo esta obra que inauguramos hoy, me convenzo aún más de que no solo es una obra de arquitectura, sino una verdadera obra de arte y amor. Quisiera agradecer en este momento a todos quienes hicieron posible este sueño:

  • A Dios, por haberme destinado este momento tan especial que lo asumo con mucha humildad al poder representar a toda una comunidad.
  • Al directorio liderado por el Dr. Carlos Ortega Maldonado por confiar y apostar en nuestra capacidad.
  • A los docentes y directora de nivel quienes desde el inicio fueron propositivos y aportaron con ideas valiosas. Tengo la certeza de que cuidarán cada detalle.
  • A los maestros Chunga, Iza, Santos y Gómez quienes colaboraron desde su técnica en varios espacios de nuestro Ecojardín.
  • Al Señor Administrador y todo el equipo de servicios generales. Esta obra es también para ustedes.
  • Un agradecimiento muy especial a los mentores de este edificio, quienes supieron aterrizar nuestras ideas con entrega, amor y obsesión en gran proporción y escala… gracias a la Constructora Masaro y sus arquitectos Manuel y Jorge Sánchez.

 

Finalmente, y próximos al corte de la cinta, quisiera compartir una reflexión. El corte de esta cinta es muy especial, y no representa solamente un sueño hecho realidad, sino un compromiso atemporal como institución educativa y una forma de demostrar reciprocidad con quienes han confiado en nosotros, y a su vez, representa el puente entre los sueños que tuvimos hace un poco más de 17 años con nuestro presente y nuestras mejores intenciones y esperanza de un futuro exitoso para Ecomundo manteniendo presente nuestra misión de seguir formando ciudadanos del mundo.

Muchas gracias.